Rescate 1404

Mesa Central 2 2685 3333

Agenda tu Hora 2 2515 7777

Equipo de Rodilla

Cirugía Artroscópica y Reconstructiva de Rodilla

Reservar hora

Patologías frecuentes

Acá podrás informarte sobre las principales patologìas de la articulación de la rodilla. Contamos con el desarrollo técnico y profesional para el diagnóstico y tratamiento de estas y de otras patologías

Fracturas

  • Lesión deportiva frecuente, que conlleva una inestabilidad anterior y rotatoria de la rodilla
  • Aumento de volumen, dolor e inestabilidad son sus síntomas más frecuentes
  • El diagnóstico se realiza de forma clínica, pero se suele solicitar una resonancia magnética para confirmación y evaluación de lesiones asociadas
  • El tratamiento implica la reconstrucción quirúrgica del ligamento, disponiendo de una amplia variedad de técnicas e injertos según las características del paciente
  • Las lesiones de meniscos se dan en dos grupos de pacientes: deportistas jóvenes en relación a movimientos puntuales, o pacientes adultos con patología degenerativa
  • El diagnóstico se sospecha clínicamente. Se precisa el tipo de lesión meniscal mediante una resonancia magnética
  • El tratamiento puede ser conservador (reposo, kinesiología, analgésicos) o quirúrgico (reparación o resección parcial del menisco), dependiendo de características de la lesión y del paciente en sí
  • Es la lesión de más de un ligamento de la rodilla, y suele ocurrir en contexto de una luxación de la misma
  • Puede ocurrir en accidentes de alta energía como choques automovilísticos, o también en lesiones de baja energía en pacientes obesos mórbidos
  • La cirugía suele ser de alta complejidad, y la rehabilitación prolongada, por lo que es necesario un manejo multidisciplinario
  • Son de extrema gravedad, ya que pueden haber lesiones vasculares o nerviosas asociadas, que requieren manejo quirúrgico urgente
  • Es necesario un estudio exhaustivo de la lesión, mediante examen físico e imagenología, para planificar la cirugía y determinar el mejor momento para realizarla
  • Es una condición caracterizada por una subluxación de la rótula o múltiples episodios de luxación de la misma, que pueden ocurrir como resultado de traumatismos directos, inestabilidad ligamentaria o alteraciones en el eje de la extremidad afectada
  • Dolor en la cara anterior de la rodilla, aumento de volumen local y sensación de inestabilidad son sus principales síntomas
  • Tiende a comenzar de manera paulatina afectando ciertas posiciones como dormir del lado afectado y al subir escaleras.
  • El tratamiento suele ser conservador, sobre todo si es el primer episodio de luxación. La cirugía se realiza en casos crónicos, o en aquellos que se identifiquen algunas lesiones asociadas específicas como cuerpos libres articulares o avulsiones óseas
  • El diagnóstico se realiza de forma clínica en 2 situaciones, de forma aguda con una rótula luxada y aumento de volumen local, o de forma crónica con un aumento de la traslación lateral rotuliana y algunos signos clínicos característicos (como el "signo de la J")

Lesiones ligamentarias

  • Lesión deportiva frecuente, que conlleva una inestabilidad anterior y rotatoria de la rodilla
  • Aumento de volumen, dolor e inestabilidad son sus síntomas más frecuentes
  • El diagnóstico se realiza de forma clínica, pero se suele solicitar una resonancia magnética para confirmación y evaluación de lesiones asociadas
  • El tratamiento implica la reconstrucción quirúrgica del ligamento, disponiendo de una amplia variedad de técnicas e injertos según las características del paciente
  • Las lesiones de meniscos se dan en dos grupos de pacientes: deportistas jóvenes en relación a movimientos puntuales, o pacientes adultos con patología degenerativa
  • El diagnóstico se sospecha clínicamente. Se precisa el tipo de lesión meniscal mediante una resonancia magnética
  • El tratamiento puede ser conservador (reposo, kinesiología, analgésicos) o quirúrgico (reparación o resección parcial del menisco), dependiendo de características de la lesión y del paciente en sí
  • Es la lesión de más de un ligamento de la rodilla, y suele ocurrir en contexto de una luxación de la misma
  • Puede ocurrir en accidentes de alta energía como choques automovilísticos, o también en lesiones de baja energía en pacientes obesos mórbidos
  • La cirugía suele ser de alta complejidad, y la rehabilitación prolongada, por lo que es necesario un manejo multidisciplinario
  • Son de extrema gravedad, ya que pueden haber lesiones vasculares o nerviosas asociadas, que requieren manejo quirúrgico urgente
  • Es necesario un estudio exhaustivo de la lesión, mediante examen físico e imagenología, para planificar la cirugía y determinar el mejor momento para realizarla

Lesiones meniscales

  • Lesión deportiva frecuente, que conlleva una inestabilidad anterior y rotatoria de la rodilla
  • Aumento de volumen, dolor e inestabilidad son sus síntomas más frecuentes
  • El diagnóstico se realiza de forma clínica, pero se suele solicitar una resonancia magnética para confirmación y evaluación de lesiones asociadas
  • El tratamiento implica la reconstrucción quirúrgica del ligamento, disponiendo de una amplia variedad de técnicas e injertos según las características del paciente
  • Las lesiones de meniscos se dan en dos grupos de pacientes: deportistas jóvenes en relación a movimientos puntuales, o pacientes adultos con patología degenerativa
  • El diagnóstico se sospecha clínicamente. Se precisa el tipo de lesión meniscal mediante una resonancia magnética
  • El tratamiento puede ser conservador (reposo, kinesiología, analgésicos) o quirúrgico (reparación o resección parcial del menisco), dependiendo de características de la lesión y del paciente en sí

Lesiones de cartílago

  • Es una condición caracterizada por un aumento en las zonas de contacto en la articulación patelofemoral que corresponde a la cara anterior de la rodilla
  • Es muy frecuente en pacientes adolescentes y adultos jóvenes, sobre todo de sexo femenino
  • El diagnóstico se realiza mediante la anamnesis y el examen físico. En la historia suele mencionarse dolor al subir (y sobre todo bajar) escaleras, al realizar flexión profunda de rodillas, o al repetir movimientos de forma constante como por ejemplo durante la práctica deportiva
  • El tratamiento es generalmente conservador, siendo el reposo, la crioterapia, y la rehabilitación kinésica, los pilares fundamentales. La modificación de algunas actividades específicas, el fortalecimiento de cuadriceps, isquiotibiales y del core suelen dar resultados positivos
  • La cirugía se reserva para casos con alteraciones anatómicas importantes, o aquellos en que fracasa el manejo conservador

Deformidades de ejes

  • Lesión deportiva frecuente, que conlleva una inestabilidad anterior y rotatoria de la rodilla
  • Aumento de volumen, dolor e inestabilidad son sus síntomas más frecuentes
  • El diagnóstico se realiza de forma clínica, pero se suele solicitar una resonancia magnética para confirmación y evaluación de lesiones asociadas
  • El tratamiento implica la reconstrucción quirúrgica del ligamento, disponiendo de una amplia variedad de técnicas e injertos según las características del paciente
  • Las lesiones de meniscos se dan en dos grupos de pacientes: deportistas jóvenes en relación a movimientos puntuales, o pacientes adultos con patología degenerativa
  • El diagnóstico se sospecha clínicamente. Se precisa el tipo de lesión meniscal mediante una resonancia magnética
  • El tratamiento puede ser conservador (reposo, kinesiología, analgésicos) o quirúrgico (reparación o resección parcial del menisco), dependiendo de características de la lesión y del paciente en sí

Osteomielitis agudas / crónicas

  • Es una condición caracterizada por un aumento en las zonas de contacto en la articulación patelofemoral que corresponde a la cara anterior de la rodilla
  • Es muy frecuente en pacientes adolescentes y adultos jóvenes, sobre todo de sexo femenino
  • El diagnóstico se realiza mediante la anamnesis y el examen físico. En la historia suele mencionarse dolor al subir (y sobre todo bajar) escaleras, al realizar flexión profunda de rodillas, o al repetir movimientos de forma constante como por ejemplo durante la práctica deportiva
  • El tratamiento es generalmente conservador, siendo el reposo, la crioterapia, y la rehabilitación kinésica, los pilares fundamentales. La modificación de algunas actividades específicas, el fortalecimiento de cuadriceps, isquiotibiales y del core suelen dar resultados positivos
  • La cirugía se reserva para casos con alteraciones anatómicas importantes, o aquellos en que fracasa el manejo conservador

Lesiones deportivas

Las lesiones deportivas son cada vez más frecuentes, dado el aumento de la participación de la población general en actividades de este tipo.
La adecuada resolución de estas lesiones permite al deportista volver de forma precoz y duradera a su actividad pre lesional

  • Lesión deportiva frecuente, que conlleva una inestabilidad anterior y rotatoria de la rodilla
  • Aumento de volumen, dolor e inestabilidad son sus síntomas más frecuentes
  • El diagnóstico se realiza de forma clínica, pero se suele solicitar una resonancia magnética para confirmación y evaluación de lesiones asociadas
  • El tratamiento implica la reconstrucción quirúrgica del ligamento, disponiendo de una amplia variedad de técnicas e injertos según las características del paciente
  • Las lesiones de meniscos se dan en dos grupos de pacientes: deportistas jóvenes en relación a movimientos puntuales, o pacientes adultos con patología degenerativa
  • El diagnóstico se sospecha clínicamente. Se precisa el tipo de lesión meniscal mediante una resonancia magnética
  • El tratamiento puede ser conservador (reposo, kinesiología, analgésicos) o quirúrgico (reparación o resección parcial del menisco), dependiendo de características de la lesión y del paciente en sí
  • Es la lesión de más de un ligamento de la rodilla, y suele ocurrir en contexto de una luxación de la misma
  • Puede ocurrir en accidentes de alta energía como choques automovilísticos, o también en lesiones de baja energía en pacientes obesos mórbidos
  • Son de extrema gravedad, ya que pueden haber lesiones vasculares o nerviosas asociadas, que requieren manejo quirúrgico urgente
  • Es necesario un estudio exhaustivo de la lesión, mediante examen físico e imagenología, para planificar la cirugía y determinar el mejor momento para realizarla
  • La cirugía suele ser de alta complejidad, y la rehabilitación prolongada, por lo que es necesario un manejo multidisciplinario
  • Son un espectro de lesiones que afectan al cartílago articular de la rodilla, y varían desde lesiones focales puntuales a cambios degenerativos avanzados de toda la superficie articular
  • Síntomas variables, suelen incluir aumento de volumen, dolor e incluso bloqueo articular en algunos casos
  • El diagnóstico se realiza mediante resonancia magnética, para evaluar el alcance de la lesión y evaluar el tratamiento ms apropiado
  • El manejo de esta patología puede ser conservador o quirúrgico, dependiendo de la edad del paciente, del tipo de lesión, y de la intensidad de los síntomas
  • Es una condición caracterizada por una subluxación de la rótula o múltiples episodios de luxación de la misma, que pueden ocurrir como resultado de traumatismos directos, inestabilidad ligamentaria o alteraciones en el eje de la extremidad afectada
  • Dolor en la cara anterior de la rodilla, aumento de volumen local y sensación de inestabilidad son sus principales síntomas
  • El diagnóstico se realiza de forma clínica en 2 situaciones, de forma aguda con una rotula luxada y aumento de volumen local, o de forma crónica con un aumento de la traslación lateral rotuliana y algunos signos clínicos característicos (como el "signo de la J")
  • El tratamiento suele ser conservador, sobre todo si es el primer episodio de luxación. La cirugía se realiza en casos crónicos, o en aquellos que se identifiquen algunas lesiones asociadas específicas como cuerpos libres articulares o avulsiones óseas

Trauma

Los accidentes son eventos que pueden tener consecuencias muy adversas para algunas personas.
La patología traumática es muy amplia, por lo que la experiencia en la resolución de estos casos es clave para obtener los mejores resultados posibles.
Nuestro centro ha sido históricamente el centro de referencia para este tipo de condiciones. A continuación detallamos las patologías traumáticas más frecuentes

  • Son lesiones periarticulares de la rodilla, específicamente a nivel de la tibia proximal
  • Frecuentemente se acompañan de otras lesiones de partes blandas, como patología meniscal
  • Ocurren en dos grupos, pacientes jóvenes que sufren accidentes de alta energía, o adultos mayores con caídas desde su propio nivel
  • Hay múltiples tipos de fracturas, y la gravedad de ellas depende de distintas características que deben ser evaluadas por un especialista en rodilla a la brevedad
  • El estudio imagenológico consiste en radiografías, scanner de rodilla, y en algunos casos resonancia magnética
  • La cirugía es necesaria en la gran mayoría de los casos, en la que se busca reducir el desplazamiento del hueso involucrado y fijar al mismo mediante placas u otros elementos de osteosíntesis
  • Son lesiones de alta gravedad y complejidad, por lo que la rehabilitación postoperatoria y la constancia del paciente tienen un rol clave
  • Las fracturas de cadera o fémur proximal son una urgencia traumatológica. El tratamiento depende del tipo de fractura y las condiciones del paciente.
  • Ocurren en dos tipos de pacientes, jóvenes involucrados en accidentes de alta energía, o adultos mayores con osteoporosis avanzada
  • El dolor suele ser incapacitante, el aumento de volumen a nivel de la rodilla es inmediato, y la movilidad de la rodilla se ve reducida por distintos factores
  • El diagnóstico se realiza con imágenes, siendo la radiografía y el scanner de rodilla los estudios mas indispensables
  • El tratamiento es quirúrgico. Como en la gran mayoría de las fracturas articulares, se busca reducir el desplazamiento producido por la fractura, y fijar la misma mediante placas u otros elementos de osteosíntesis que busquen restaurar la anatomía normal lo mas fielmente posible
  • Son lesiones de alta gravedad y complejidad, por lo que la rehabilitación postoperatoria y la constancia del paciente tienen un rol clave
  • Las fracturas de la rótula son lesiones traumáticas de la rodilla causadas por un traumatismo directo o por una contracción brusca del cuadriceps en una rodilla que se encuentre flectada previamente
  • Estas fracturas limitan al aparato extensor de la rodilla, por lo que la flexo - extensión de la misma se ve imposibilitada posteriormente en muchos casos
  • El diagnóstico se confirma mediante imágenes, como radiografías, scanner o resonancia magnética
  • El tratamiento varía desde la inmovilización hasta la cirugía (reducción y osteosíntesis abierta), según el tipo de fractura y la integridad del aparato extensor
  • Son lesiones graves producidas generalmente por accidentes de alta energía
  • Pueden asociarse a lesiones aún más graves que ponen en riesgo la vida del paciente, como traumatismos encéfalo craneanos o patología pulmonar
  • El diagnóstico se realiza mediante imágenes, buscando identificar todas las lesiones asociadas de la forma más precoz posible para estabilizar al paciente y proceder a su manejo definitivo
  • El tratamiento de estas fracturas es casi siempre quirúrgico, requiriendo la estabilización de la fractura en pabellón mediante clavo u otros elementos de osteosíntesis según cada caso
  • En nuestro equipo contamos con un alto nivel de experiencia en el tratamiento de estas lesiones tanto de urgencia como definitivo siendo un centro de referencia a nivel nacional

Cirugías frecuentes

Resolución pronta e integral de toda la patología traumática de la rodilla, además de otros procedimientos de índole ortopédico, son los procedimientos que realiza el equipo en nuestra institución.
Prótesis total de rodilla, reconstrucción de ligamentos cruzados, reparaciones meniscales y osteosíntesis de fracturas son algunos de los procedimientos realizados

  • Cirugìa que busca recuperar la estabilidad anterior y rotacional de la rodilla mediante la reconstrucciòn del ligamento lesionado, realizando una transposición tendinosa del mismo paciente (autoinjerto) o de donante (aloinjerto)
  • Es un procedimiento muy frecuente, dada la prevalencia cada vez mayor de las lesiones deportivas en nuestra sociedad
  • Se realiza de forma artroscópica, junto a abordajes mínimamente invasivos, dependiendo de la presencia de otras lesiones asociadas (daño condral, lesiones meniscales, roturas de otros ligamentos)
  • El alta se produce el mismo dia o al dia siguiente, para asi comenzar con la rehabilitación de la forma mas precoz posible
  • El retorno laboral es por lo general al mes, y el deportivo oscila entre los 3 meses y un año dependiendo del deporte a practicar
  • La meniscorresis en una cirugìa reparar el menisco lesionado mediante suturas fuera – dentro, dentro – fuera, o todo dentro (all inside)
  • Se realizan en pacientes jóvenes, con lesiones meniscales determinadas, que aumentan las probabilidades de éxito de esta técnica
  • Se realiza de forma artroscópica, junto a abordajes mínimamente invasivos, dependiendo de la presencia de otras lesiones asociadas (daño condral, lesiones meniscales, roturas de otros ligamentos)
  • El alta se produce el mismo dia o al dia siguiente, para asi comenzar con la rehabilitación de la forma mas precoz posible
  • El retorno laboral es por lo general al mes, y el deportivo es normalmente a los 3 meses
  • Cirugía que busca recuperar la funcionalidad de la rodilla, y eliminar el dolor en pacientes con diagnóstico de artrosis avanzada en que haya fracasado el manejo conservador
  • Se realiza un reemplazo de las superficies articulares de la rodilla con componentes metálicos, que recubren los extremos articulares del fémur y de la tibia
  • Es una cirugìa abierta, y por lo general es necesaria una hospitalizaciòn de una o dos noches para optimización analgésica postoperatoria e inicio precoz de la rehabilitación
  • El reposo laboral oscila entre uno a tres meses, aunque el reinicio de la marcha se produce al día siguiente de la operación
  • En deformidades congénitas o adquiridas, esta cirugía busca realinear la extremidad inferior para asi obtener alivio del dolor o prevenir la aparición precoz de la artrosis en algún compartimento de la rodilla
  • Mediante un corte oseo (osteotomía), se logra corregir la deformidad del paciente (genu varo o valgo) para posteriormente fijar el hueso intervenido (fémur distal o tibia proximal) generalmente con una placa
  • Es una cirugìa abierta, y por lo general es necesaria una hospitalización de una o dos noches para optimización analgésica postoperatoria e inicio precoz de la rehabilitación. Además suele complementarse con una artroscopia de rodilla para evaluar presencia de patología articular
  • El reposo laboral oscila entre uno a tres meses, aunque el reinicio de la marcha se produce al día siguiente de la operación

Preparación para tu cirugía

  • El día de tu cirugía debes presentarte en Admisión Central del Hospital del Trabajador ACHS 90 minutos antes
  • Recuerda traer tu Carnet de Identidad
  • La orden de hospitalización para el ingreso administrativo estará en admisión
  • Si solicitaron exámenes preoperatorios, recuerda traerlos para evaluación previa a la cirugía. Esto incluye imágenes (por ejemplo: Rx, TAC y RNM)
  • Si utilizas algún tipo de prótesis (lentes de contacto o prótesis dental) debes avisar en la habitación a tu llegada
  • No fumes ni bebas alcohol con un mínimo de 12 horas antes de la cirugía
  • No uses cremas corporales ni faciales el día de la cirugía
  • Si estás tomando medicamentos antiinflamatorios, anticoagulantes (neosintron o coumadin) y/o aspirina, debes suspenderlos 3 días previos a la cirugía, siempre bajo la indicación del médico tratante
  • Solo puede venir un acompañante, quien recomendamos venga a dejarte y posteriormente a buscarte para evitar la presencia de personas en los espacios comunes, con el fin de resguardar tu salud y la de tu acopañante
  • El día de la cirugía debes realizar ayuno de 8 horas sin beber ni siquiera agua

Accesibilidad

Aumentar
texto

Disminuir
texto

Contraste
página