Rescate 1404

Mesa Central 2 2685 3333

Agenda tu Hora 2 2515 7777

Infórmate

Infórmate

¿Qué es el trastorno explosivo intermitente?

Muchas veces puede resultar difícil mantener bajo control nuestras reacciones, ya sea por la complejidad de las situaciones o por nuestro estado de ánimo. Sin embargo, cuando las reacciones de las personas están dominadas de forma recurrente por la agresividad y la impulsividad, puede ser señal de que estamos en presencia de un trastorno explosivo intermitente.

El Trastorno Explosivo Intermitente (también conocido como TEI) forma parte del grupo de “trastornos disruptivos, del control de los impulsos y de la conducta” según la Asociación Americana de Psiquiatría (APA) en su manual de diagnóstico.

El TEI se diferencia de otros trastornos, como el déficit atencional o los trastornos de conducta, por presentarse como un patrón aleatorio de respuestas normalmente agresivas y desproporcionadas que no suelen tener justificación ni motivos concretos, es decir que son de naturaleza impulsivas, causando problemas en el relacionamiento del individuo con su entorno.

Cómo identificar un trastorno explosivo intermitente
Este trastorno se caracteriza por la presencia de arrebatos o reacciones agresivas recurrentes, donde se evidencia una falta de control de los impulsos y cuentan con la presencia de agresiones verbales (gritos, pataletas, entre otras) o agresiones físicas contra la propiedad, animales o personas. Para que estas reacciones se consideren como parte del TEI deben ocurrir de manera reiterada en el tiempo (2 arrebatos por semana en un plazo de 3 meses, por ejemplo).

También podemos hablar de un trastorno explosivo intermitente cuando los arrebatos producen daños a la propiedad, animales o personas. Si se logran contabilizar al menos 3 episodios en los últimos 12 meses, también se suele relacionar a un TEI.

Los arrebatos del trastorno explosivo intermitente se caracterizan por presentar los siguientes aspectos:

  • Son impredecibles y veloces, se presentan sin previo aviso y con rapidez
  • Presentan una agresividad desproporcionada en relación a la provocación o factor desencadenante de la reacción
  • No son intencionales ni premeditados, no buscan conseguir objetivos
  • Afectan tanto a quien los padece como a su entorno y tienen consecuencias psíquicas, sociales e incluso económicas o legales
  • Se presentan en personas mayores de 6 años o con un desarrollo cognitivo equivalente

Es importante considerar que para que estos arrebatos correspondan a un caso de TEI, no pueden relacionarse con otros factores como consumo de drogas o la presencia de otras patologías médicas o trastornos mentales. Además, debemos tener presente que una persona que presenta reacciones agresivas no necesariamente padecerá un trastorno explosivo intermitente.

El TEI presenta algunos factores de riesgo que se deben considerar, los que contemplan la presencia de traumas previos, antecedentes familiares e incluso aspectos biológicos, como el desarrollo cerebral.

Para llegar a un diagnóstico certero de este tipo de trastorno es importante visitar a un profesional de la salud mental, quien está capacitado para detectar con precisión este tipo de trastornos.

Recuerda que puedes contar con los profesionales del Hospital del Trabajador ACHS. Agenda tu hora a través de nuestra nueva agenda en línea o llamándonos al 22 515 7777.

Banner

Accesibilidad

Aumentar
texto

Disminuir
texto

Contraste
página