Activar el modo de accesibilidad
Desactivar el modo de accesibilidad
Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Desplazarse hacia arriba
Inicio de sesión
Salud de la A a la Z

Inicio rápido

Home / Comunidad / Guía de salud / Salud de la A a la Z / Lesiones Deportivas

Salud de la A a la Z

Glosario Médico

​Lesiones Deportivas

Basta con tropezar o realizar un mal movimiento en el gimnasio para que nos lesionemos. Por eso es importante que conozcamos bien nuestro cuerpo y sus límites, además tener presente cómo podemos ejercitarnos de manera correcta y segura. Aprende junto a nosotros cómo puedes evitar lesiones y así obtener todos los beneficios que el deporte nos ofrece.

Las lesiones deportivas son aquellas que ocurren durante el ejercicio físico, sin importar si es una práctica competitiva o recreacional. Algunas de estas ocurren de forma accidental y otras pueden ser el resultado de malas prácticas, sobre carga o del uso inadecuado del equipo de entrenamiento.

En algunos casos las personas se lastiman cuando no cuentan con una buena condición física o por la falta de ejercicios de calentamiento o de estiramiento antes hacer ejercicio.

Las lesiones deportivas se pueden producir por diversos motivos, sin embargo, entre los principales y más comunes encontramos:

  • Caídas
  • Falta de entrenamiento
  • No calentar antes de realizar actividad física
  • No usar el equipo de protección del deporte
  • Utilizar la técnica incorrecta para realizar un deporte
  • Sobrecarga muscular
  • Entrenamiento excesivo
  • Levantamiento de peso mayor a lo debido
  • Alimentación inadecuada
  • Falta de concentración y coordinación

A su vez, las lesiones que más se producen en la práctica deportiva son:

  • Esguinces o torceduras de ligamentos
  • Desgarros de músculos y tendones
  • Lesiones en la rodilla
  • Hinchazón muscular
  • Lesiones en el tendón de Aquiles
  • Dolor a lo largo del hueso de la canilla o tibia
  • Fracturas
  • Dislocaciones

Estas dolencias se pueden clasificar en dos tipos, agudas y crónicas, diferenciándose de la siguiente manera:

  • Lesiones agudas: ocurren de forma repentina mientras se está haciendo ejercicio. Son las más frecuentes e incluyen esguinces de tobillo, distensiones en la espalda y fracturas en las manos.
  • Lesiones crónicas: ocurren después de practicar un deporte o hacer ejercicio por un largo tiempo. Son recurrentes y molestas para la persona.

Los síntomas de las lesiones deportivas varían de acuerdo a si la dolencia es aguda o crónica, y también dependerán del tipo de lesión que se tenga, ya sean fracturas, esguinces, torceduras, etc.

Los síntomas de una lesión aguda incluyen:

  • Dolor grave repentino
  • Hinchazón
  • No poder apoyarse en una pierna, rodilla, tobillo o pie
  • Brazo, codo, muñeca, mano o dedo que está muy adolorido
  • Dificultades en el movimiento normal de una articulación
  • Extrema debilidad en una pierna o un brazo
  • Hueso o una articulación visiblemente fuera de su sitio

Los síntomas de una lesión crónica incluyen:

  • Dolor mientras está haciendo ejercicio
  • Dolor leve incluso en reposo
  • Hinchazón

¿Cómo se trata una lesión deportiva?

Los tratamientos frente a una lesión deportiva dependerán de su tipo y gravedad, por lo que es importante visitar a un especialista que indique los procedimientos más adecuados para nuestra lesión. Algunos de los tratamientos más comunes para estas dolencias son:

  • Uso de medicamentos antiinflamatorios como la aspirina, el ibuprofeno, ketoprofeno o naproxeno, siempre siguiendo indicaciones médicas. Recuerda que no debes automedicarte
  • Inmovilización del área afectada, con cabestrillos, entablillados, yesos e inmovilizadores de piernas
  • Cirugía correctiva de los tendones y ligamentos desgarrados, o bien para colocar los huesos quebrados en posición correcta
  • Rehabilitación con ejercicios kinesiológicos para ayudar a que la zona lesionada vuelva a la normalidad
  • Reposo, para que sane la lesión

¿Cómo se previenen las lesiones deportivas?

A menos que sean producto de un accidente, las lesiones deportivas se pueden prevenir con facilidad. Algunos consejos para evitar dolencias en nuestro cuerpo son:

  • Evitar el doblar las rodillas más allá del punto medio al agacharse
  • Al estirarte, hazlo sin torcer las rodillas
  • Si realizas ejercicios con saltos, dobla las rodillas al aterrizar para amortiguar el impacto
  • Realiza ejercicios de calentamiento antes de practicar cualquier deporte
  • Realiza estiramientos antes de hacer ejercicio
  • No esforzarse demasiado. La sobrecarga muscular puede terminar en lesiones crónicas
  • Hacer ejercicios de enfriamiento después de practicar deportes o hacer ejercicio
  • Usar calzado de talla apropiada, que provea estabilidad y que absorba el impacto
  • Utilizar superficies blandas para hacer ejercicio
  • Evitar correr en el asfalto o el cemento
  • Correr en superficies planas

Las lesiones deportivas son aquellas que ocurren durante el ejercicio físico, sin importar si es una práctica competitiva o recreacional. Algunas de estas ocurren de forma accidental y otras pueden ser el resultado de malas prácticas, sobre carga o del uso inadecuado del equipo de entrenamiento.

En algunos casos las personas se lastiman cuando no cuentan con una buena condición física o por la falta de ejercicios de calentamiento o de estiramiento antes hacer ejercicio.

Las lesiones deportivas se pueden producir por diversos motivos, sin embargo, entre los principales y más comunes encontramos:

  • Caídas
  • Falta de entrenamiento
  • No calentar antes de realizar actividad física
  • No usar el equipo de protección del deporte
  • Utilizar la técnica incorrecta para realizar un deporte
  • Sobrecarga muscular
  • Entrenamiento excesivo
  • Levantamiento de peso mayor a lo debido
  • Alimentación inadecuada
  • Falta de concentración y coordinación

A su vez, las lesiones que más se producen en la práctica deportiva son:

  • Esguinces o torceduras de ligamentos
  • Desgarros de músculos y tendones
  • Lesiones en la rodilla
  • Hinchazón muscular
  • Lesiones en el tendón de Aquiles
  • Dolor a lo largo del hueso de la canilla o tibia
  • Fracturas
  • Dislocaciones

 

Estas dolencias se pueden clasificar en dos tipos, agudas y crónicas, diferenciándose de la siguiente manera:

  • Lesiones agudas: ocurren de forma repentina mientras se está haciendo ejercicio. Son las más frecuentes e incluyen esguinces de tobillo, distensiones en la espalda y fracturas en las manos.
  • Lesiones crónicas: ocurren después de practicar un deporte o hacer ejercicio por un largo tiempo. Son recurrentes y molestas para la persona.

 

Los síntomas de las lesiones deportivas varían de acuerdo a si la dolencia es aguda o crónica, y también dependerán del tipo de lesión que se tenga, ya sean fracturas, esguinces, torceduras, etc.

Los síntomas de una lesión aguda incluyen:

  • Dolor grave repentino
  • Hinchazón
  • No poder apoyarse en una pierna, rodilla, tobillo o pie
  • Brazo, codo, muñeca, mano o dedo que está muy adolorido
  • Dificultades en el movimiento normal de una articulación
  • Extrema debilidad en una pierna o un brazo
  • Hueso o una articulación visiblemente fuera de su sitio

 

Los síntomas de una lesión crónica incluyen:

  • Dolor mientras está haciendo ejercicio
  • Dolor leve incluso en reposo
  • Hinchazón

 

¿Cómo se trata una lesión deportiva?

Los tratamientos frente a una lesión deportiva dependerán de su tipo y gravedad, por lo que es importante visitar a un especialista que indique los procedimientos más adecuados para nuestra lesión. Algunos de los tratamientos más comunes para estas dolencias son:

  • Uso de medicamentos antiinflamatorios como la aspirina, el ibuprofeno, ketoprofeno o naproxeno, siempre siguiendo indicaciones médicas. Recuerda que no debes automedicarte
  • Inmovilización del área afectada, con cabestrillos, entablillados, yesos e inmovilizadores de piernas
  • Cirugía correctiva de los tendones y ligamentos desgarrados, o bien para colocar los huesos quebrados en posición correcta
  • Rehabilitación con ejercicios kinesiológicos para ayudar a que la zona lesionada vuelva a la normalidad
  • Reposo, para que sane la lesión

 

¿Cómo se previenen las lesiones deportivas?

A menos que sean producto de un accidente, las lesiones deportivas se pueden prevenir con facilidad. Algunos consejos para evitar dolencias en nuestro cuerpo son:

  • Evitar el doblar las rodillas más allá del punto medio al agacharse
  • Al estirarte, hazlo sin torcer las rodillas
  • Si realizas ejercicios con saltos, dobla las rodillas al aterrizar para amortiguar el impacto
  • Realiza ejercicios de calentamiento antes de practicar cualquier deporte
  • Realiza estiramientos antes de hacer ejercicio
  • No esforzarse demasiado. La sobrecarga muscular puede terminar en lesiones crónicas
  • Hacer ejercicios de enfriamiento después de practicar deportes o hacer ejercicio
  • Usar calzado de talla apropiada, que provea estabilidad y que absorba el impacto
  • Utilizar superficies blandas para hacer ejercicio
  • Evitar correr en el asfalto o el cemento
  • Correr en superficies planas